-

¿Cómo afecta la pirotecnia a las mascotas durante las Fiestas?

27 de diciembre de 2017

Los perros y los gatos tienen el oído más sensible que el humano y puede llegar a escuchar sonidos casi imperceptibles para nosotros. De la misma manera, los fuertes ruidos pueden ocasionarles taquicardia, temor y hasta la muerte. Consejos para que tu mascota no sufra en Año Nuevo.

Los perros y gatos tienen una capacidad auditiva mayor que la de los seres humanos y pueden reconocer grandes densidades de ondas por segundo. Debido a eso, muchos de ellos sufren ante los estruendos de los fuegos artificiales que se utilizan en las Fiestas.

“La mayoría de los accidentes con los animales ocurre cuando intentan escaparse y refugiarse de los ruidos excesivos (como los petardos). Muchas veces, salen corriendo y son atropellados por autos. También pueden atravesar puertas de vidrios que le provocan grandes cortes. Estos accidentes pueden terminar con la muerte del animal”, graficó la médica veterinaria Silvia Vai en declaraciones a minutouno.com

pirotecnia-perros.jpg

Lo cierto es que las explosiones de fuegos artificiales perturban a los perros y afectan sus sentidos. Un animal perturbado, atemorizado o alterado puede volverse violento incluso hasta con su propio dueño.

“En algunos casos los perros pueden perder la audición si un petardo les explota cerca, pero con un tratamiento pueden recuperarlo. Otro problema es que el animal intente agarrar el cohete y éste le explote en la boca, ocasionándoles graves daños”, comentó la especialista.

Los signos que con más frecuencia se pueden observar en un perro son el congelamiento, los temblores y la taquipnea (jadeos continuos). Además de estos síntomas, el animal también puede presentar salivación, taquicardia, actividad aumentada, estado de alerta y trastornos gastrointestinales.

“En el caso de los gatos es distinto porque los ruidos pasan más desapercibidos. Por lo general, intentan ocultarse. Ellos encuentran refugio rápidamente y se quedan ahí hasta que se sienten seguros y salen”, diferenció.

Los humanos solo podemos percibir sonidos de hasta 20000 ciclos por segundos, mientras que la capacidad auditiva de los perros es mucho mayor, captando sonidos de alta frecuencia; de 60000 ciclos por segundo, es decir que los estruendo producidos por la pirotecnia ellos los perciben maximizados.

La médica veterinaria aconsejó no dejar sólo y atado al animal durante las Fiestas porque podría ahorcarse con su propia correa. Además, hay que evitar acariciarlo y consolarlo porque de esa manera sólo “potenciamos aún más su miedo”.

Temas