-

-

Para el Conicet, "el sistema de salud se va a saturar el 20 de junio" en la Ciudad

27 de mayo de 2020

Un bioinformático del Conicet advirtió que "mientras los casos aumenten exponencialmente vamos rumbo inevitable a la saturación del sistema de salud".

Michael Ryan, director ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), advirtió hoy sobre una posible segunda oleada de contagios de coronavirus a nivel mundial. A nivel local, en Argentina se aguarda la evolución de la curva de las próximas semanas para determinar si se llegó recién al primer pico de casos.

“Los estudios de prevalencia que se realizaron en países de Europa indican que se contagió un porcentaje menor de la población. La primera ola se convirtió en primer pico, lo que se determina recién cuando disminuye la tasa de contagios por las cuarentenas”, explicó el bioinformático del Conicet. Rodrigo Quiroga, a C5N.

“En Latinoamérica, a pesar de las cuarentenas, los casos siguieron creciendo, la movilidad de las personas sigue aumentando y estamos en una situación complicada. Ningún país logró convertir la ola en pico y que disminuyan los contagios, lo cual es preocupante”, sostuvo.

En Argentina, explicó, se logró disminuir durante poco tiempo durante las primeras semanas de cuarentena, pero a mediados de abril comenzaron a crecer nuevamente los contagios diarios.

Particularmente en la Ciudad de Buenos Aires, donde se registran la mayor parte de los contagios, Quiroga sostuvo que “ mientras los casos aumenten exponencialmente vamos rumbo inevitable a la saturación del sistema de salud”, algo que esta mañana también advirtió el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, con respecto a una situación similar en el Conurbano bonaerense.

En su proyección, el bioinformático del Conicet indicó que cuando proyecta la cantidad de pacientes que van a necesitar camas de terapia intensiva en la Ciudad de Buenos Aires, con una tasa de duplicación actual, “el sistema de salud se va a saturar alrededor del 20 de junio” y opinó que la saturación “es inevitable”.

En ese sentido, resaltó el efecto contundente de la cuarentena para disminuir la velocidad de contagios: “En algunos países fue suficiente combinado con medidas como rastreo de contagios y aislamiento de las personas, más un comportamiento ejemplar de la población sobre el uso de barbijo”. En otros, en cambio, la cuarentena no alcanzó para disminuir los casos de coronavirus.