Cristina vuelve al país tras participar de la Cumbre de las Américas

Política

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner partió la noche del sábado del aeropuerto internacional de Panamá tras participar de la VII Cumbre de las Américas, donde se reunieron un total de 35 jefes y jefas de Estado del continente americano, con la presencia por primera vez de Cuba, representada por su presidente Raúl Castro.

Los 35 mandatarios del continente americano debatieron bajo el eje principal de "Prosperidad con Equidad: El Desafío de la Cooperación en la Américas".
Los mandatarios que integran la Unión de Naciones Suramericana (Unasur) plantearon una agenda de temas sensibles a la región, entre los que se destacó la injerencia política y económica de Estados Unidos en los países latinoamericanos, reflejada en el último decreto de Estados Unidos contra Venezuela, y el accionar de los fondos buitre, informó la agencia estatal Télam.
La Presidenta estuvo acompañado por el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, el senador del Frente para la Victoria (FpV), Ruperto Godoy, el canciller Héctor Timerman y el secretario de Asuntos relativos a las Islas Malvinas, Daniel Filmus, entre otros funcionarios.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner reiteró hoy el pedido a los máximos líderes políticos del mundo "repensar" la situación geopolítica "con sinceridad y sin dobles estándares" porque "insistir en la beligerancia, en los bloqueos y en las sanciones es no entender que el mundo cambió, hay nuevos actores y desafíos".
Al salir del hotel Intercontinental de Panamá para regresar a la Argentina tras participar de la VII Cumbre de las Américas, Cristina Kirchner dialogó con medios argentinos, y analizó los resultados de la cumbre. En ese sentido, remarcó que "hay otras formas de intervención más sutiles y sofisticadas bajo la forma de ONG que nadie sabe de dónde viene ni quienes la financian pero luego se descubre que tienen reuniones secretas en algunas embajadas".
A la vez, la jefa de Estado denunció la existencia de una suerte de trilogía en medios de comunicación en el mundo: "pasa algo en un país y el mismo título y las mismas fotos se van reproduciendo como en cadena por todas partes". Allí citó al presidente cubano Raúl Castro sobre la posibilidad de que exista una "gobernanza" sobre Internet y señaló que "ahora los ataques son cibernéticos y si te quieren espiar lo hacen a través de tu teléfono o tarjeta y controlan todos los medios electrónicos que se interrelacionan entre sí".
Con respecto a los servicios inteligencias de los países más poderosos que realizan espionaje, la jefa de Estado consideró que "inclusive en las superpotencias muchas veces los propios servicios secretos se autonomizan de los poderes políticos". "Porque no es solo una cuestión del presidente, que si bien tiene una parte del poder, es menor a la que tienen las corporaciones económicas", resaltó la presidenta.
En la Cumbre, la presidenta advirtió que "resulta ridículo considerarnos a cualquiera de nosotros una amenaza", al emparentar la declaración que hizo Estados Unidos sobre Venezuela con la del Reino Unido contra Argentina por las islas Malvinas.
Asimismo, denunció ante la Cumbre de las Américas la existencia de "golpes suaves donde se utilizan medios masivos de comunicación, con denuncias falsas y asociaciones caprichosas de estados
para hacer conspiraciones" bajo el nombre de ongs.

"No hay que tenerle miedo ni a la historia, ni a las ideologías", expresó Cristina y agregó:"Miren lo que ha pasado después de que se decretó el fin de las ideologías, aparecieron los fundamentalistas" y destacó que es importante que aprendamos de la historia y que defendamos nuestras ideas".

"La historia nos ayuda a entender por qué si nacimos todos al mismo tiempo, algunos países seguimos siendo países emergentes", expresó la mandataria argentina.

Además, Cristina reclamó abordar con "sinceridad" la problemática del narcotráfico observando que "los miles y millones de dólares que se blanquean" de la droga se hace en "paraísos fiscales y bancos de países desarrollados".

La Presidenta trazó un paralelismo entre la decisión de Obama hacia Venezuela y la actitud del gobierno británico con la Argentina por la situación en Malvinas: "Con un presupuesto militar de casi 60.000 millones de dólares, 2,3% del PBI dedicado a defensa, resulta absurdo que Reino Unido considere a mi país una amenaza".

Al hablar luego del presidente cubano, Raúl Castro, Cristina manifestó su satisfacción por esta ser su última cumbre y que coincida con la incorporación de la República de Cuba a este tipo de encuentros, y llamó a reconocer que el país caribeño estuvo presente "porque luchó por más de 60 años con una dignidad sin precedentes y con un pueblo que sufrió y sigue sufriendo muchísimas penurias, y fue conducido por lideres que no traicionaron su lucha sino que fueron parte de ella".

Desde el Centro de Convenciones de Atlapa y ante los mandatarios de todo el continente, Cristina marcó un contrapunto con Obama (quien había dicho no estar interesado "en ideología y cosas que sucedieron cuando no había nacido") y destacó que a ella le encanta "la historia, porque ayuda a entender lo que pasa y prevenir lo que puede llegar a pasar. La historia enseña que para entender porqué pasaron las cosas".

Dejá tu comentario