Tiene 21 años, es madre de un bebé y debe juntar 8 mil dólares para operarse de un tumor

Florencia Nizetich vive en Puerto Madryn y hace tres meses fue diagnosticada de un tumor en el hígado del tamaño de una mandarina. Inició una campaña para poder pagarle a los cirujanos de un conocido hospital.

Florencia Nizetich, una joven de 21 años diagnosticada con un tumor en el hígado del tamaño de cinco centímetros, inició una campaña en las redes sociales para juntar ocho mil dólares que serán destinados al pago de los cirujanos de un conocido hospital de Buenos Aires.

Nizetich vive en Puerto Madryn, Chubut, tiene un hijo de un año y nueve meses, y debe extirparse el tumor lo antes posible. A tal fin, acudió a su obra social y la entidad se encuentra tramitando la derivación para cubrirle todos los gastos relacionados a la cirugía, como los medicamentos, la anestesia, los honorarios y los gastos sanatoriales, entre otros.

La intervención está contemplada dentro del Programa Médico Obligatorio establecido en el Decreto 492/1995. Sin embargo, como ella contó en el video que se viralizó en Instagram, los cirujanos cobran honorarios "extras" que "por ser una operación de alta complejidad, son de 8 mil dólares en efectivo”.

"A la par de la obra social que venía armando la derivación comencé a consultar por mi parte si iba a tener algún gasto extra. La obra social me dijo que se hacían cargo de absolutamente todo, pero nos comunicamos con los cirujanos directamente y resulta que por operación y porque es de alta complejidad y se hace en muy pocos lugares, va relacionado al costo extra que cobran ellos en las operaciones, de honorarios, que es de 8 mil dólares", amplió.

"Impactó el tamaño del tumor y mi edad"

En diálogo con minutouno.com, Florencia contó que comenzó con descomposturas hace tres meses, por lo que la gastroenteróloga de la ciudad solicitó una tomografía. Al ver el tamaño del tumor y la complejidad, le pidió que realice una consulta a especialistas en Buenos Aires. Finalmente en diciembre, la joven viajó, se atendió en un reconocido hospital de Capital Federal y la Junta Médica evaluó el caso.

“Me hice una resonancia y luego me atendí con un hepatólogo. El comité de médicos analizó mi historia clínica y cuando volví a Madryn se comunicaron conmigo para decirme que el tumor era del tamaño de una mandarina y que tenía que sacarlo con urgencia porque hay una parte que tiene un adenoma, de modo que si se deja pasar mucho tiempo puede volverse cancerígeno”, explicó. “Yo sigo teniendo dolores, aunque no tan frecuentes. A los médicos les impactó mi edad y el tamaño del tumor”, agregó.

florencia

"Uno no sabe por dónde seguir"

Además de las cuestiones corporales por su salud, Nizetich se enfrenta a un gasto de energía y fuerzas para recaudar el dinero requerido por los médicos particulares. Mientras tanto sigue criando a su hijo Francesco, trabaja y estudia a distancia la carrera de Licenciatura en publicidad.

Por cuestiones económicas y laborales, la joven vive con su padre y su hijo, aunque mantiene un vínculo de pareja con el papá del nene. “Nos ayudamos mucho entre ambos, con el trabajo y en esta situación en la que uno no sabe por dónde seguir”, comentó.

Este momento difícil también está marcado por su historia personal. Cuando tenía 10 años, su madre murió de cáncer y ella la acompañó a Buenos Aires en las reiteradas visitas a los médicos. “Era chica pero recuerdo todos los lugares que recorrimos”, sostuvo.

florencia 2
Embed

Dejá tu comentario