El entrenador del Barcelona aseguró que el crack argentino está en óptimas condiciones físicas y podrá jugar ante el Deportivo La Coruña el próximo sábado. Por otro lado, se mostró inquieto por Neymar.
Luis Enrique, el entrenador del Barcelona, se refirió al estado físico de Lionel Messi, que terminó con molestias en el isquiotibial ante el Bayer Leverkusen. "Messi está en perfecto estado, por lo que los aficionados pueden estar tranquilos", sostuvo.

No obstante, no pudo ser igual de optimista en referencia a Neymar: "Está en un proceso normal en un jugador lesionado. Uno se viene abajo cuando sabe la lesión pero ya está ilusionado con la posibilidad de recuperarse lo antes posible". Sin embargo, no se aventuró a asegurar si estará en la final del Mundial de Clubes: "Sólo busco que el jugador se recupere bien y para llegar a la final hay que ganar la semifinal. Esperemos".

En esta línea, recordó que "el Mundial de Clubes no debe distraernos pero la afición puede ayudarnos en esto y que contribuya aún más al rendimiento que ofrece el equipo". A su vez, reveló: "Hasta mi familia me invita a pensar en Japón y yo estoy aquí para evitarlo. Este año el Deportivo es un equipo que no da espacios, que es solidario, que presiona bien, que está metiendo goles... No es el mejor partido a jugar antes de irse a Japón".