Un joven gay denunció haber sido salvajamente golpeado por una patota neonazi la semana pasada en Mar del Plata.
Juan Martín Navarro vio que la patota se le acercaba. Esperaba algún insulto o una amenaza. Pero no: lo primero que sintió fue una piña en la cabeza. Cayó al suelo y chau. Eso es lo último que recuerda hasta que dos días después se despertó en el Hospital Interzonal General de Agudos con toda la cara ensangrentada.

"Me desperté como NN, en el hospital no sabía quién era ni por qué había quedado así", contó Juan Martín, el joven gay salvajemente atacado por una patota neonazi el martes de la semana pasado en diálogo con Radio 10 Mar del Plata.

El joven agredido dijo que las personas que lo agredieron "es el mismo grupo de siempre", en relación a quienes en las últimas semanas protagonizaron otras golpizas, así como pintadas de esvásticas en una ONG y en el frente de la casa de una joven militante de La Cámpora.
"Me desperté como NN, en el hospital no sabía quién era ni por qué había quedado así"
"Son siempre los mismos integrantes. Alguno más nuevo, otro más viejo, pero son siempre los mismos 15 o 20. Hay que ponerles un límite a estos chicos", dijo Juan Martín.

Por otro lado, el joven indicó que este lunes se presentó ante la Justicia Federal para radicar la denuncia por la salvaje agresión y las lesiones que le provocaron los integrantes del grupo neonazi, acompañado por el extitular de la Dirección de Derechos Humanos del municipio, José Luis Zerillo. En esa línea, Juan Martín confirmó que por el momento ningún representante del nuevo gobierno comunal se contactó con él para interiorizarse de la situación.