En la final del Mundial de Clubes, el Millonario jugaba con inteligencia y casi no pasaba sobresaltos frente al poderoso conjunto culé. Pero Messi, con un gol polémico, rompió el cero en el cierre del primer tiempo y Suárez amplió por duplicado en el complemento. Los de Luis Enrique son los nuevos campeones del mundo.

Embed

Embed

Embed
El equipo argentino no pudo desplegar su juego y sus piezas estuvieron muy por debajo de su nivel, además de ser neutralizado por la tenencia y el control del rival.

Messi, además, se convirtió en el argentino más ganador, con 26 títulos, y con Suárez y César Delgado son los máximos artilleros del Mundial de Clubes, con cinco tantos. Junto a Messi, fue titular en el equipo español el argentino Javier Mascherano, de correcto trabajo en la final.

En el comienzo, River sacó el libreto que había pensado su técnico para este partido trascendental: presión alta, movimiento constante de los delanteros para tomar a los rivales en la salida y adelantamiento de la última línea. Le salió bien en los primeros minutos, aunque la diferencia la marcaron los catalanes a la hora de manejar la pelota.

Para contrarrestar la técnica de los jugadores de Barcelona, River apeló al juego brusco y no extrañó que a los 9 minutos ya sea amonestado Matías Kranevitter por una infracción a Messi. Un minuto más tarde, el rosarino tuvo la primera opción para marcar, con una definición que le sacó Marcelo Barovero, tras magistral pase en profundidad de Andrés Iniesta.

River, que contó con buenas apariciones del uruguayo Tabaré Viudez, no tuvo precisión en los últimos metros para elaborar una jugada colectiva que le lleve peligro al chileno Claudio Bravo. Así, las únicas aproximaciones del Millonario fueron disparos desde lejos del uruguayo Rodrigo Mora y de Lucas Alario, aunque sin inconvenientes para que controle el arquero trasandino.

Barcelona, paciente, controló el balón de un lado a otro, de a poco agigantó la figura de Barovero, quien le sacó a los 32 un tiro libre a Messi, y abrió la cuenta a los 35, en una jugada iniciada por la derecha, con cambio de frente, Neymar le ganó en el salto a Gabriel Mercado, se la bajó a Messi y el rosarino, ante Jonathan Maidana, definió de zurda al gol.

En los minutos finales de la etapa, Barcelona tuvo más espacios y a los 46 se lo perdió increíblemente el uruguayo Luis Suárez ante Barovero, luego de una asistencia de Messi, en una chance que podría haber sentenciado el cotejo antes de tiempo.

Pero Suárez iba a tener revancha en el complemento y a los 11, definió entre las piernas de Barovero para estirar la brecha.

River no encontró profundidad ni desequilibrio con los ingresos de Gonzalo Martínez y Luis González y tampoco se le vio reacción o rebeldía para arremeter contra Bravo.

Ante este panorama, los jugadores ofensivos del Barcelona jugaron su mejor partido con espacios y el tercero no tardó en llegar, a los 22, con un cabezazo de Suárez, luego de un centro desde la izquierda.
Lo mejor de River en el partido fue sobre el final del cotejo: primero con un cabezazo de Alario, que sacó Bravo al córner, y luego, con un bombazo de Martínez que pegó en el poste, tras tocar en el guardavalla.

A pesar de la derrota, River redondeó un año histórico con sus conquistas de la mano de Marcelo Gallardo, mientras que Barcelona hizo honor a su favoritismo y demostró que su nivel está muy por encima del resto.


Síntesis

River Plate: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonathan Maidana, Eder Álvarez Balanta y Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Leonardo Ponzio, Matías Kranevitter y Tabaré Viudez; Rodrigo Mora y Lucas Alario. DT: Marcelo Gallardo.

Barcelona: Claudio Bravo; Dani Alves, Gerard Piqué, Javier Mascherano y Jordi Alba; Iván Rakitic, Sergio Busquets y Andrés Iniesta; Neymar Jr., Lionel Messi y Luis Suárez. DT. Luis Enrique.
Estadio: International Stadium de Yokohama.

Gol en el primer tiempo: 35'PT Messi (BAR)

Gol en el segundo tiempo: 3'ST Suárez (BAR), 23'ST Suárez (BAR)

Televisa:
Televisión Pública y Fox Sports