El uruguayo Eugenio Figueredo fue procesado por una jueza por estada y lavado de actuvos. Además, fue derivado a la cárcel central de Montevideo, según informó el fiscal Juan Gómez.
El uruguayo Eugenio Figueredo, ex presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), fue procesado este viernes por una jueza por estafa y lavado de activos y derivado a la cárcel central de Montevideo, informó el fiscal Juan Gómez.
Figueredo "admitió que estuvo recibiendo sumas importantes de dinero que luego introdujo en el mercado, por eso la configuración de lavado de activos", explicó Gómez.

Se desestimó el pedido de la abogada defensora Karen Pintos para que Figueredo recibiera el beneficio de la prisión domiciliaria, debido a un "delicado estado de salud", según argumentó, aunque se pidió a la policía especial cuidado y tratamiento.

Pintos dijo que se harán evaluaciones médicas y no descartó que en un futuro el ex dirigente pueda pasar a cumplir la sanción en su casa. "Esto recién empieza", dijo la mujer y afirmó que Figueredo no recibió coimas, contradiciendo el informe del fiscal Gómez quien expresó que "fue una amplia confesión".

La investigación continuará "con la misma seriedad que hasta ahora", agregó el fiscal Gómez.
Figueredo llegó a Montevideo, extraditado desde Zúrich, Suiza, y fue directamente a declarar a un juzgado por los presuntos delitos de estafa, lavado de dinero y apropiación indebida, delitos que tienen una pena de prisión de entre dos y quince años.

Figueredo, quien también era vicepresidente de FIFA cuando fue detenido en Zúrich, a fines de mayo, llegó hoy a Montevideo en un vuelo comercial, luego de que la justicia suiza concediera la extradición dando preferencia a Uruguay ante un pedido similar cursado por la Justicia de Estados Unidos que también investiga irregularidades a nivel de la FIFA.

"Lograr la extradición de una persona de un país de primer mundo es un reconocimiento a la seriedad, a un trabajo que se inició antes aquí en Uruguay. Y también, por qué no decirlo, a la voluntad del implicado", comentó el fiscal.

La causa abierta en Uruguay contra Figueredo se inició antes de que actuara la Justicia de Estados Unidos a nivel de FIFA y llevó a que se embargaran nueve propiedades del ex dirigente del fútbol sudamericano.

En diciembre del 2013 ocho clubes profesionales y el sindicato de futbolistas hicieron la denuncia que después los clubes retiraron, pero la mantuvieron los jugadores.

Figueredo deberá afrontar también las imputaciones de Estados Unidos por los supuestos delitos de "obstrucción de la justicia, fraude, lavado de dinero, mentir en su solicitud de ciudadanía y en su declaración de impuestos".