Trabajadores de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) que debían cumplir tareas de fiscalización durante el fin de semana fueron impedidos de ingresar a la sede del organismo clausurado por el juez Julián Ercolini.
La prohibición fue comunicada este sábado y domingo por personal policial apostado en el ingreso al edificio de Suipacha 765, CABA, a la directora de Fiscalización y Evaluación Sabrina Frydman y el personal de su área que intentó ingresar a cumplir con las tareas habituales. Esa dependencia realiza controles los 365 días del año para monitorear el cumplimiento de lo establecido en la ley 26.522.

"Tal como lo denunció el propio Martín Sabbatella durante el operativo de desalojo, la ley de medios está suspendida 'de facto',
ya que al clausurar absolutamente el edificio de AFSCA no se están realizando las fiscalizaciones ni las tareas que el organismo realizó con normalidad hasta el jueves 24", explicó el director nacional de Imagen y Comunicación Fernando Torrillate.

"Es un hecho gravísimo e inédito en democracia, que nunca sufrió la clausura de un organismo público con la suspensión de hecho de una ley declarada constitucional por la propia Corte Suprema de Justicia de la Nación", agregó.

Según señaló Torrillate, "no solo están suspendidos los controles de fiscalización" ya que "si el presidente de la Nación o un gobernador tienen la necesidad de realizar una cadena oficial, no hay quien les comunique a los medios la obligación de trasmitirla. Si un juez tiene que comunicar la búsqueda de un menor desaparecido, AFSCA no puede trasmitirle a los medios ese aviso de interés público como lo establece la ley, porque el organismo fue clausurado por Ercolini".

Ayer y hoy se labraron actas en las que se dejó plasmada la imposibilidad de ingresar al edificio.