Además de la recompensa que dio a conocer el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, de 2 millones de pesos; todos los sectores de las fuerzas de seguridad trabajan para dar con los fugados en diferentes allanamientos.


El operativo cuenta con tres helicópteros y 600 agentes de la Policía Bonaerense, a los que –con el correr de las horas- se fueron sumando el Grupo Halcón, la Policía Federal, la AFI (ex Side) e Interpol, confirmaron fuentes del ministerio de Seguridad.

Durante las últimas horas del domingo realizaron los primeros allanamientos en Quilmes y Bernal. A su vez, se buscan más datos sobre el segundo vehículo que utilizaron la fuga: una camioneta negra, que sería propiedad de la mujer de Víctor Schillaci, uno de los presos fugados.

Los hermanos Martín y Christian Lanatta escaparon –junto a Schillaci- en la madrugada del domingo de la Unidad Penal N°30 de General Alvear. La causa está a cargo del Juez Barberena, quién actúa junto al fiscal Cristian Citterio de la UFI N°20.