Pese a sus 38 años, el bahiense volvió a dejar en claro que su talento es inagotable. En el encuentro ante Phoenix Suns, tras un robo, se despachó con un pase a Leonard desde el piso que dejó a todos con la boca abierta. Mirá la jugada.