Los hermanos Martín y Christian Lanatta y Víctor Schillaci, condenados por el triple crimen, se tirotearon con dos policías en Ranchos en la madrugada del último día del 2015. Desde ese momento, se entabló una fuerte búsqueda y negociación para lograr la entrega de los fugitivos.

Desde el Gobierno bonaerense aseguran que tienen identificado el lugar donde permanecen los tres fugitivos que escaparon del penal de General Alvear en la madrugada del domingo. Sin embargo, se trataría de una zona urbana y bastante poblada; y sospechan que estarían en constante movimiento.
Por estos motivos, se optó por utilizar el efecto "desgaste" y lograr una entrega pacifica sin entrar en un conflicto armado. El ministro de seguridad de la Provincia, Cristian Ritondo, indicó que "no negociaremos con los prófugos, si se quieren entregar que se entreguen".
Los condenados por el triple crimen fugaron el domingo del penal de General Alvear, reduciendo al personal de seguridad, utilizando el auto de uno de los guardias y otro vehículo que se sospecha fue una camioneta.
Desde allí se dirigieron a la casa quinta de un amigo ubicado en Florencio Varela. El hombre fue demorado por la policía y, tras declarar que les dio dinero para que sigan con la fuga, quedó detenido el miércoles por la noche.
A las 3.40 de la madrugada del jueves, los prófugos, fueron detenidos en un puesto de control a la altura del kilómetro 100 de la ruta 20, en el tramo que une Ranchos y Chascomús. Allí, bajaron del vehículo y dispararon contra dos efectivos que terminaron con graves lesiones.
Inmediatamente se produjo un fuerte operativo de efectivos de la policía bonaerense y del grupo GEOF para dar con los tres hombres. Además, se entablaron conversaciones con allegados a los delincuentes. El abogado de Víctor Schillaci aseguró que su defendido pretende entregarse, pero los hermanos Lanatta, no.