Como ya había hecho la semana pasada, el bahiense habilito a Kawhi Leonard con una genialidad a puro reflejo y desde el piso en el triunfo de San Antonio Spurs frente a Milwaukee Bucks. Inoxidable.