El régimen de Kim Jong-un confirmó este miércoles la detonación de una bomba de hidrógeno en el noreste del país asiático, a dos días del cumpleaños del polémico líder. "Ahora somos un estado nuclear con bomba de hidrógeno", dijo un locutor de la TV estatal norcoreana.
Una nueva prueba nuclear se detectó muy cerca de la base de Punggye-ri, escenario de otros tres ensayos atómicos que realizó ese país, el último de ellos realizado en febrero de 2013.

Por su parte, la Administración Meteorológica de Corea del Sur (KMA, por sus siglas en inglés) afirmó que el movimiento no se originó de forma natural, mientras que Pyongyang confirmó este miércoles la prueba nuclear en un anunció a través de su televisión estatal.

Además, según los datos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés), el terremoto ocurrió alrededor de las 10 de Corea del Norte (22.30, hora en Argentina), tuvo una magnitud de 5,1 grados en la escala de Ritcher y su hipocentro se situó a 10 kilómetros de profundidad.

Las coordenadas publicadas por el USGS se corresponden con el condado de Kilju, en la provincia de Hamgyong del Norte, donde está la base de pruebas nucleares de Punggye-ri, en Corea del Norte.

Por su parte, la Agencia Meteorológica de Japón situó la magnitud del temblor en 5,1 grados Richter y explicó que se originó a "poca profundidad" y que sus ondas sísmicas fueron "muy similares" a las producidas por las tres detonaciones nucleares que realizó Pyongyang en las galerías subterráneas de Punggye-ri.

En tanto, el Centro de Redes de Terremotos de China informó de que el sismo fue de 4,9 grados de magnitud y adelantó que pudo haber sido producido por una explosión.

En las últimas semanas aumentó la actividad en Punggye-ri, lo que era visto como una posibilidad de que Pyongyang realizara un nuevo test atómico coincidiendo con el cumpleaños del líder Kim Jong-un, que se celebra dentro de dos días, el 8 de enero.

En Corea del Sur, el Gobierno convocó un encuentro de emergencia del Consejo Nacional de Seguridad en Seúl, y el ministerio de Exteriores llamó a una reunión para analizar datos y averiguar las causas exactas del hecho.