El gobierno calificó de "aberrante" el trato comercial que mantenían las dos empresas, aunque el ex titular de la línea de bandera se refirió al mismo como "un excelente negocio".