Un equipo de geólogos de la Universidad Nacional de Cuyo, descubrieron en Mendoza restos del dinosaurio más grande del mundo.

El dinosaurio tenía una longitud de 37,2 metros, equivalente a una tercera parte de una cancha de fútbol, y su peso se estima en 48 toneladas, igual que el de la ballena más grande.

Según indicó Diario Uno, el hallazgo se produjo en Malargüe en abril de 2015, pero recién se lo difundió públicamente esta semana. Los restos pertenecen a un dinosaurio todavía desconocido, que habitó hace unos 100 millones de años, 10 millones de años antes que otros representantes del tipo Titanosaurus.

Un artículo publicado esta semana en Scientific Reports, una revista de libre acceso de los editores de "Nature". El dinosaurio primeramente fue catalogado entre los "Notocolossus gonzalezparejasi", que habitaron el territorio de la Patagonia durante el periodo cretáceo, unos 86 millones de años atrás.

El hallazgo incluyó huesos fósiles pertenecientes a la espalda, cola, pata delantera y pelvis, además de un pie posterior completo. De acuerdo con los expertos, estos dinosaurios tenían un cuello muy largo que les permitía encontrar comida tanto sobre la tierra como entre las copas de los árboles.

Una larga cola los protegía de los enemigos. Sin embargo, los científicos creen que su hallazgo pertenece a otro tipo de dinosaurios, porque vivió mucho antes. El descubrimiento es de gran importancia, porque aclara cómo esas criaturas gigantescas se movían por la tierra. Sus enormes vértebras, de unos 15 centímetros en el corte transversal, estaban llenas de aire. Así que los huesos eran fuertes pero ligeros, lo que permitía a los dinosaurios moverse con seguridad.

El importante hallazgo fue anunciado en momentos en que una réplica de otro enorme dinosaurio descubierto en Argentina, el Titanosaurius, se convirtió en gran atracción del Museo de Historia Natural de Nueva York.

Según el doctor González Riga, "los titanosaurios gigantes fueron las criaturas terrestres más pesadas ​​que han existido". "Las extremidades traseras de estos dinosaurios, fundamentales para conocer su tipo de locomoción y modo de soportar el peso, no eran completamente conocidas. Ahora tenemos nuevas evidencias que ayudan a resolver parte de este misterio", celebró el geólogo.

Los titanosaurios fueron enormes herbívoros de largo cuello y cola, y comprendieron más de 60 especies diseminadas en todos los continentes. Sin embargo, muchos aspectos de estos animales permanecen desconocidos para los investigadores por la falta de hallazgos de esqueletos completos.

"Ahora que tenemos todo el pie de un titanosaurio gigante, podemos aprender más acerca de cómo estos dinosaurios fueron capaces de soportar más peso que cualquier otro animal terrestre en la historia de la vida", señaló González Riga. Y resaltó: "Argentina era verdaderamente la tierra de los gigantes durante el Cretácico y Notocolossus nos da nuevas evidencias de cómo estos gigantes alcanzaron tamaños colosales".