El efectivo de la Policía Federal Diego Gastón Bustos llegaba al domicilio de un amigo entre las calles Drago y Quintana, cuando fue interceptado por delincuentes para robarle la moto. Fue baleado y le robaron su arma reglamentaria.


El hecho ocurrió pasadas las 23 del lunes, cuando el sargento primero Diego Gastón Bustos, de la División Alcaldía de Investigaciones de la Policía Federal se disponía a visitar a un compañero en su domicilio de Castelar.

Cuando llegaba a la vivienda de la calle Drago al 1800, fue interceptado por tres motos con dos ocupantes cada una. Los ladrones lo atacaron, lo balearon y terminaron robando su arma reglamentaria.

Por el ruido de los disparos, el subcomisario Eduardo Morano (amigo de la víctima) salió de la casa y se encontró con su compañero muerto. Sufrió una crisis de nervios y fue atendido por personal psicológico especializado.

Los ladrones huyeron del lugar y son intensamente buscados, con un operativo que comenzó con un fuerte trabajo en las cámaras de seguridad de la zona.