Pablo Rodríguez Denis
Pablo Rodríguez Denis
¿Cómo explicar lo que está sucediendo en la UFC de cara a uno de los eventos más esperados de este 2016? Suena ridículo y hasta novelesco, pero la revancha entre el campeón de los Pesados, Fabricio Werdum, y Caín Velásquez no se llevará a cabo ya que no se bajó uno, sino ambos peleadores.
En Las Vegas, el próximo 6 de febrero estaba pautado el duelo entre el campeón brasileño y el antiguo monarca de la categoría, que fue el primero en bajarse el último domingo aduciendo una lesión en la espalda.

Dicho anuncio había resultado un golpe para la organización, aunque su titular, Dana White, fue rápido al comunicar su reemplazante, el estadounidense Stipe Miocic, quien ante dicho imprevisto había sido designado para pelear ante Werdum por el cinturón.

Embed
Pero claro, nadie se esperaba lo que iba a pasar este lunes. Lo que comenzó como un rumor fue lentamente tomando fuerza ante el estupor de los fanáticos: Werdum también se bajaba de la velada, ya que "dolores en el pie y en la espalda" no lo dejarían pelear con normalidad. Un día después de la baja de Velásquez, el campeón también decía adiós.

Lo más curioso de la deserción de Werdum es que el propio brasileño admitió que, si Velásquez no se bajaba, él tampoco lo haría, pero que pelear ante Miocic no estaba en sus planes y por eso prefería no arriesgar su tocado físico y cuidarlo para un futuro compromiso.

De esta forma, la organización se privará de lo que prometía ser una de las peleas más importantes del año entre dos de sus máximos exponentes, mientras que Velásquez no podrá tomarse revancha de la derrota sufrida ante el brasileño Werdum en junio pasado que lo dejó sin cinturón de los Pesados.

Cabe destacar que precisamente antes de ese duelo, Velásquez ya se había bajado por una seria lesión en su rodilla, que le impidió pelear el 15 de noviembre de 2014 frente a Werdum. Por eso, se trata de la segunda dolencia que le impide a Caín presentarse a una pelea por el título.

Lo cierto es que, en estos momentos, el esperado UFC 196 del próximo 6 de febrero en el MGM de Las Vegas está en el aire. Se espera la palabra de Dana White para ver qué sucede finalmente con una velada que sigue sumando decepciones.