Los fanáticos de la UFC alrededor del mundo tuvieron este domingo una decepcionante noticia, ya que el ex campeón de los Pesados, Caín Velásquez, se bajó de lo que iba a ser la revancha del próximo 6 de febrero frente al actual monarca, Fabricio Werdum, por una lesión en la espalda que le impedirá pelear.
Así lo confirmó el titular de la UFC, Dana White, en su cuenta de Twitter, quien además se encargó de confirmar que el reemplazante del mexico-estadounidense en el UFC 196 de Las Vegas será Stipe Miocic.

Embed
"Estoy muy decepcionado y siento que también los he decepcionado a ustedes. A veces aunque el corazón y la mente quieren pelear a pesar de una lesión, el cuerpo tiene que sanar a su propio ritmo", publicó luego el propio Caín Velásquez en su cuenta personal de Facebook.

"Fabricio, ojalá aceptes mis más sinceras disculpas. Entiendo que lo puedes ver como una excusa, pero de un profesional a otro, te aseguro que no lo es. Estaba comprometido y con ganas de competir una vez más contigo",
escribió un apesadumbrado Velásquez.

De esta forma, la organización se privará de lo que prometía ser una de las peleas más importantes del año entre dos de sus máximos exponentes, mientras que Velásquez no podrá tomarse revancha de la derrota sufrida ante el brasileño Werdum en junio pasado que lo dejó sin cinturón de los Pesados.

Cabe destacar que precisamente antes de ese duelo, Velásquez ya se había bajado por una seria lesión en su rodilla, que le impidió pelear el 15 de noviembre de 2014 frente a Werdum. Por eso, se trata de la segunda dolencia que le impide a Caín presentarse a una pelea por el título.

Caín Velásquez fue el rey de la categoría de los Pesados durante más de dos años y medio (entre 2012 y 2015) y parecía prácticamente imbatible. Sin embargo, aquella lesión en la rodilla pareció tocarlo físicamente y la derrota ante Werdum en junio pasado acabó con su reinado.

El brasileño, en tanto, deberá defender su título ahora frente a Miocic, luchador que se subió al octágono hace menos de un mes, cuando el último 2 de enero destrozó a Andrei Arlovski en el primer round.

Aquella noche, en plena efervescencia, Miocic pidió a los gritos a Dana White, presente en el estadio, que le dé una chance para pelear por el título. La lesión de Velásquez le permitirá hacerlo mucho antes de lo esperado. ¿Aprovechará su gran oportunidad?

Embed