El Presidente pidió al sindicalismo en la provincia mediterránea "ser más productivos". "El mundo está abierto a los argentinos que quieran participar en él y el desafío es trabajar en conjunto", sostuvo.
El presidente Mauricio Macri encabezó este martes una reunión de Gabinete en la provincia de Córdoba de la que participaron miembros de su equipo de trabajo e integrantes del gabinete del gobernador Juan Schiaretti.

Tras la reunión ambos dirigentes brindaron una conferencia de prensa en la que destacaron la buena sintonía que los une y el compromiso del Estado nacional de asistir a la provincia en una gran cantidad de obras públicas.

Macri se mostró "feliz" de estar de vuelta en la provincia mediterránea que fue clave para su triunfo en el balotaje presidencial que disputó en noviembre pasado frente al candidato del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, y lanzó una dura advertencia a los gremios para que acompañen los nuevos tiempos que comenzaron con su mandato.

macri cordoba
En medio de la ola de despidos que sacude a distintos ámbitos tanto del gobierno nacional como de los provinciales y municipios, Macri advirtió a los gremios "tienen que entender que este es un momento en el que hay que poner el hombro, les pido que no se opongan a la necesidad de progresar porque queda mucho por hacer".

Y advirtió: "En Davos pude ver que hay un mundo abierto, atento a ver si queremos incorporarnos o no al siglo XXI".

El mandatario prometió comenzar a desandar "un camino que se basa en la cercanía entre el gobierno nacional y el provincial" y auguró que Córdoba "va a ser el gran motor de esta nueva etapa de la Argentina".

Por su parte el gobernador Schiaretti celebró la visita de Macri a la provincia y advirtió que "durante muchos años hemos sufrido la discriminación del Estado nacional y el Presidente vino hoy aquí a decir que se iba a acabar con esta discriminación. Vino hoy a romper el cepo institucional que pesaba sobre la provincia".

Sobre la reunión que mantuvieron los equipos de trabajo de ambos dirigentes, Schiaretti aseguró que "se han abordado un sinnúmero de temas que han tenido solución favorable para nuestra provincia" y aunque admitió que apoya la modificación de la ley de Coparticipación Federal entendió que no era esta reunión el lugar ideal para tratarla ya que "es un tema que se tiene que analizar con todas las provincias en su conjunto y aquí se hablaron de temas que atañen a la provincia de Córdoba".

"Córdoba empieza a ser acompañada por el gobierno nacional" concluyó satisfecho Schiaretti.