El escocés Andy Murray, Nº2 del mundo, quiere aguarle la fiesta al gran candidato Novak Djokovic y ya está en la final del Abierto de Australia luego de vencer en un maratónico encuentro a Milos Raonic.
Murray fue constante pese a los altibajos y terminó cerrando la segunda semifinal con parciales de 4-6, 7-5, 6-7, 6-4 y 6-2 ante un canadiense que tuvo todo para ganar, pero que se "pinchó" al final, no lo pudo cerrar y terminó pagándolo muy caro.

Murray, quien tiene un historial desfavorable ante Djokovic de 21-9, debió trabajar a destajo para doblegar a Raonic y recién lo consiguió cuando el canadiense mermó su rendimiento físico a raíz de un dolor intenso en el muslo derecho que requirió atención médica en dos ocasiones.

El tenista nacido en Dunblane, Escocia, hace 28 años, alcanzó así su novena final en un Grand Slam, de la cuales ganó dos, el US Open 2012 y Wimbledon 2013.

De esta forma, la definición del primera Grand Slam del año enfrentará a los dos mejores tenistas de la actualidad. El serbio Djokovic intentará defender el título frente al siempre complicado tenista escocés, que va por su primer título en Australia.