Twitter no está pasando por su mejor momento. De hecho, está en uno de los más complicados de su historia. Sus acciones, por ejemplo, están en un mínimo histórico y por ese motivo hicieron que Jack Dorsey, el creador y en primer momento CEO, volviera a trabajar como la cabeza de la compañía para ver si podía evitar que el barco se hundiera.
SI bien los números parecen astronómicos, hay muchos servicios que pisotean a Twitter en relación a la cantidad de usuarios. Facebook, por ejemplo, registra 1.600 millones, mientras que Google tiene un total de ocho productos con más de 1.000 millones de usuarios cada uno.

Por otra parte, desde la empresa anunciaron pérdidas netas de US$521 millones para todo el 2015 y de US$90 millones en los últimos tres meses.

No es extraño que diferentes directivos de la compañía, como Alex Roetter y Kevin Weil, vicepresidentes a cargo de la ingeniería y los productos respectivamente, Skip Schipper, responsable de recursos humanos, y Katie Stanton, encargada de medios de comunicación decidieran dejar la empresa.