La Superintendencia de Riesgos del Trabajo, a cargo de Gustavo Morón, sumó 25 cargos con sueldos de hasta 120 mil pesos mientras revisa los contratos de más de mil empleados que vencen el 31 de marzo, que cobran entre 15 y 23 mil pesos y de los que se prevé más de la mitad serán despedidos
En medio de la ola de ajuste en el Estado, un organismo público encaró la dirección contraria. La Superintendencia de Riesgos del Trabajo, un organismo autárquico y descentralizado, modificó su estructura para elevar 50 por ciento sus cargos jerárquicos y prácticamente duplicar la plantilla de personal en áreas gerenciales, con salarios que van desde 70 mil hasta 120 mil pesos.

La ampliación de la planta jerárquica quedó plasmada en la primera resolución firmada en el año por el nuevo superintendente, Gustavo Morón, reemplazante de Juan González Gaviola. De acuerdo con las planillas de esa norma, publicada en el Boletín Oficial el 5 de enero, Morón dispuso elevar de 52 a 77 los cargos relevantes. Los cambios se plasmaron en el crecimiento de las subgerencias, que pasaron de 10 a 19, y en los departamentos, que subieron de 29 a 44.

Además de esas incorporaciones estructurales, la jefatura de la SRT incluyó dentro de su organigrama un comité consultivo que ya existía pero que hasta el año pasado funcionaba como ente externo con participación de empresarios, sindicalistas y especialistas, cuya labor era ad honorem y que se reunía sólo para la discusión de aspectos puntuales del sistema de riesgos del trabajo. La inclusión de ese órgano abre la posibilidad de la incorporación de asesores y otros empleados jerárquicos en cumplimiento de la normativa que rige el sector.

La superintendencia está dentro del esquema del Ministerio de Trabajo pero es un ente autárquico y descentralizado. Tiene a su cargo velar por el cumplimiento de la ley que regula la actividad de las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART) que cada empleador debe contratar obligatoriamente para la cobertura de eventuales accidentes o enfermedades de sus trabajadores a cargo.

El organismo tiene 2.400 trabajadores en todo el país (en las provincias hay comisiones de Salud) y de ellos, 1.029 contratados a plazo fijo cuyo vínculo formal fue extendido a principios de año hasta el 31 de marzo. Dentro de la SRT afirman que la nueva gestión se propone anular unos 450 contratos de una camada de ingresantes el año pasado, en general con salarios que van desde 15 mil hasta 23 mil pesos. Este diario se contactó con los colaboradores directos de Morón para conocer la posición del superintendente pero hasta anoche no hubo respuesta.

Seguí leyendo la nota de Mariano Martín en Ámbito.com