Yahoo anunció el nombramiento de dos nuevos directores para su consejo de administración en momentos en los que la compañía evalúa la posible venta de su negocio central de Internet.

La compañía indicó que ha añadido a Catherine Friedman, una exdirectora del banco de inversión Morgan Stanley, y Eric Brandt, ex director general de finanzas de la empresa de semiconductores Broadcom, a su junta directiva, con lo que esta vuelve a tener nueve miembros.

La empresa se había quedado con siete directores tras la dimisión de dos personas del consejo de administración en los últimos meses.

"Estamos en una encrucijada importante en la transformación de Yahoo a medida que ejecutamos nuestra estrategia refinada y exploramos alternativas estratégicas para la compañía", afirmó en un comunicado Maynard Webb, presidente del consejo de administración de Yahoo.

El fondo de alto riesgo Starboard Value, que tiene una participación en Yahoo, amenazó con nominar nuevos miembros para el consejo de administración y reemplazar a la mayoría de los actuales integrantes si Yahoo no avanza con la venta de su negocio central de internet.

Verizon es uno de los nombres que suena como posible interesado en adquirir Yahoo

La empresa anunció el mes pasado que había creado un comité independiente y contratado a asesores de los bancos de inversión Goldman Sachs y J.P. Morgan para explorar "alternativas estratégicas", con lo que se confirmaba la posible venta de su operación central.

La empresa de telecomunicaciones estadounidense Verizon es uno de los nombres que suena como posible interesado en adquirir Yahoo.

La consejera delegada de la compañía, Marissa Mayer, reiteró el mes pasado la intención de la empresa de seguir adelante con la escisión de su participación en el gigante del comercio electrónico chino Alibaba, valorada en casi US$40.000 millones.

Yahoo anunció a principios de febrero pérdidas por US$4.359 millones en 2015 y dio a conocer un plan de recorte de gastos que incluye la reducción del 15 % de su plantilla, así como el cierre de oficinas en Madrid, Buenos Aires, Ciudad de México, Dubai y Milán.

La compañía prevé tener unos 9.000 empleados para finales de este año y menos de 1.000 contratistas, una fuerza laboral un 42% inferior a la de 2012.

La firma busca que el plan en marcha le ayude a reducir sus gastos operativos en más de 400 millones de dólares para finales de este año.