Los usuarios residenciales están recibiendo ya las facturas de Edenor y Edesur en forma mensual. El nuevo sistema se utiliza a partir de las lecturas de medidor realizadas desde el 1 de marzo. Pero los importes a pagar corresponden en su mayor parte a los precios y subsidios de enero con incidencia de pocos días de febrero, con lo que se da la paradoja de que los montos a pagar son inferiores a los de la factura anterior lo que llevará confusión sobre el alcance del aumento que el Gobierno dispuso con vigencia desde el 1 de febrero.
Lo que sucede es que al explicar la factura mensual, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, indicó que habrá una sola lectura del medidor y que después el pago se dividirá en dos partes iguales. Pero los importes serán iguales sólo cuando en los dos meses rijan los nuevos cuadros tarifarios.

Por ahora, la factura de un hogar de Capital Federal ubicado en el área de Edesur, con un consumo bimestral de 743 kilovatios y lectura de medidor el 3 de marzo, muestra las siguientes características:

  • En el vencimiento actual a mediados de marzo, el usuario tiene que pagar $ 47,26 pero en la próxima liquidación hacia al mitad de abril la facturación ascenderá aproximadamente a $ 290.

  • Para la factura actual se consideraron 28 días de enero con un cargo fijo de $ 18,83 y sólo 1 con el nuevo precio de $ 71,68.

  • Con el cargo variable ocurrió lo mismo: el precio para 28 días de enero fue de $ 0,0444 con el subsidio del Estado y el precio de 1 día de febrero fue de $ 0,4790 por kilovatio.

  • Esto significa que como en enero el usuario siguió subsidiado, hay un descuento en el precio del servicio eléctrico de $ 113.

  • Además, como en el bimestre enero-febrero no hubo disminución mayor al 10%, la factura tiene la leyenda: "Usted no ha alcanzado la pauta de ahorro mínima de consumo responsable para acceder a la bonificación".

  • En la próxima factura, se calcularán 31 días (28 de febrero y 3 de marzo) a tarifa plena sin ahorro, aunque en la realidad en febrero con el conocimiento de la bonificación el usuario pudo haber ahorrado, pero no lo hizo en enero porque todavía no se había dictado la medida. Como además en febrero hubo una seguidilla de días de calor, la gran mayoría de los usuarios terminarán pagando tarifa plena sin bonificación por los días de febrero.

  • En eso también hay un aspecto confuso: los días de febrero con lectura de medidor el 29 de ese mes se toman en primera instancia en las facturas según el cuadro tarifario correspondiente a un ahorro superior al 20%, lo que da un cargo fijo y un cargo por kilovatio inferior al que se terminará pagando cuando las distribuidoras ajusten las facturas según el consumo real.

Estas cuestiones técnicas pueden crear expectativas de que los aumentos no son tan fuertes como se anunció, pero la realidad es que recién a fines de abril llegarán las facturas en las que conste el consumo de dos meses sin subsidio.