La gobernadora bonaerense puesto fin a su matrimonio con el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro. Se casaron hace más de 20 años y tienen tres hijos. "Quiero proteger a los chicos", dijo la mandataria.
"Hemos decidido con Ramiro separarnos", confirmó María Eugenia Vidal en declaraciones a la prensa durante una acto que encabezó esta mañana en la localidad bonaerense de Villa Elisa.
Allí, a partir de la consulta de diferentes medios, la mandataria provincial destacó que junto a Tagliaferro "hemos pasado juntos muchos años y hemos tomado la decisión en conjunto pero seguimos teniendo una muy buena relación porque es un vínculo de muchos años".
"Además, nuestra prioridad, como debe ser, es cuidar a nuestros hijos, es que ellos estén protegidos y se sientan acompañados en este proceso que todos como familia vamos a atravesar", agregó la gobernadora.
Vidal dijo que no iba a ampliar más detalles porque "es todo lo que tengo que decir", aunque reiteró que "es una decisión que tomamos los dos juntos y que como familia vamos a atravesar juntos. Pero quiero proteger no sólo mi intimidad y la de Ramiro, sino la de mis tres hijos".
Según trascendió, la relación se habría desgastado producto de años de matrimonio, además del peso de la campaña en 2015 y las actuales ocupaciones de ambos: ella, al frente de la gobernación de la provincia y él, a cargo del municipio de Morón.

La pareja tiene tres hijos: Camila, de 15 años; María José, de 13, y Pedro, de 7.

Cabe recordar que hace un tiempo trascendió que Vidal iba a dejar su histórica casa en Castelar para mudarse a una base militar en Morón por seguridad.

En declaraciones a la prensa, la gobernadora admitió este lunes que la separación fue una decisión que tomaron junto a su ahora ex esposo y que ella busca "proteger" a sus hijos.