Más allá del sacudón que significó la derrota ante Quilmes como local del último domingo, en Vélez se vivió otro feo momento que poco tiene que ver con lo futbolístico en sí.
El hecho ocurrió en la noche del lunes, cuando tres delincuentes ingresaron a la Villa Olímpica que el club tiene en Parque Leloir y encerraron al uruguayo Diego Zabala, uno de los refuerzos del Fortín (fue titular ante Quilmes) que aún no tiene departamento en el país y está viviendo en la Villa.

Tras dejar a Zabala encerrado en uno de los cuartos, los ladrones agarraron diferentes objetos de valor (televisores y ropa, entre otros) y tenían todo listo para llevárselos, cuando la seguridad privada del predio se anotició de la situación y comenzó a disparar contra ellos.

Ante el accionar de los agentes, los delincuentes no tuvieron más remedio que huir rápidamente y sin llevarse nada de todo lo que habían agarrado.

Cabe destacar que el episodio no dejó heridos de ningún tipo y Zabala, el jugador encerrado, no sufrió daños físicos más alla del mal momento vivido.