Javier Bazterrica, actualmente procesado por estafa por la Justicia local, desató toda su furia en un audio difundido por una radio rosarino. Escuchá el audio.
El "gigoló" Javier Bazterrica, que este miércoles fue procesado por la Justicia local por el delito de estafa, descargó toda su furia contra los rosarinos en un audio que difundió el programa rosarino "A Diario" de Radio 2: "Odio a los rosarinos, no los puedo ni ver", disparó el mediático personaje.

"Qué parte no entendés todavía flaco, porque si no entendés vamos y hablamos", le dijo, furioso, Bazterrica al productor del programa, Jonatan Raimundo.

El Gigoló, contra los rosarinos
"Rosario nunca me trató a mí con respeto; yo odio a los rosarinos, lo sabe todo el mundo a esto, no los puedo ni ver", tiró el "gigoló", que antes del fin de semana tendrá que presentarse en los Tribunales locales para no ser declarado en rebeldía.

Cuando el productor le preguntó cuál era su problema puntual con la ciudad, Bazterrica respondió: "No te voy a contar nada flaco, dejá de llamar a mi pareja porque te vas a comer un problema en serio". Y agregó: "Si no sabés mi problema con Rosario, enteráte. Con Rosario yo no quiero saber más nada".

"A Rosario no lo voy a tratar bien. Por qué no se ocupan de los narcos en vez de estar jodiendo a mi novia", sentenció. Y luego añadió: "Rosario no trata con respeto a nadie, por eso les va como les va".

Embed
Dentro de su furia contra la ciudad, el "gigoló" hizo una salvedad vincualda a su corazón canalla: "Salvo con Rosario Central, no quiero saber más nada con Rosario", sorprendió.

"En Rosario me mataron; prefiero que me maten en Buenos Aires antes que en Rosario", dijo el personaje mediático que saltó a la fama por estafar a sus ex parejas.

"Si en Buenos Aires me crucifica, me la re banco; pero en Rosario no. En Córdoba me trataron muy bien, en Misiones también", insistió. "La verdad, si un rosarino me quiere o no me quiere, me da igual", siguió.

Por último, también hubo palos para la prensa local: "El periodismo de Rosario a mí me chupa un h... Son todos unos cuatro de copas", remató.