El cantante brasileño y el escritor peruano aparecen vinculados a empresas offshore en el escándalo que develó una investigación periodística global.
El popular cantante figura como uno de los accionistas de la empresa Happy Song creada en marzo de 2011 en Panamá por la consultora Mossack Fonseca, con la colaboración de la agencia Baker Tilly, con sede en Uruguay, informó un periodista del Consorcio Internacional que investigó millones de archivos.

Entre los directores de la empresa Happy Song hay músicos que trabajan junto al "Rey" de la música popular brasileño desde hace décadas.

La oficina de prensa del artista comunicó que Happy Song está declarada ante el Banco Central y el Ministerio de Hacienda.

El escritor peruano Vargas Llosa tuvo en 2010 una empresa offshore junto a su entonces mujer, Patricia Llosa, que frenó días antes de recibir el Premio Nobel de Literatura, informaron el diario "El Confidencial" y la cadena de televisión privada La Sexta.

Al menos 107 empresas offshore relacionadas con empresarios y políticos brasileños constan en los 11,5 millones de archivos publicados esta semana por el Consorcio Internacional de Periodistas Investigativos, entidad formada por profesionales de decenas de países.