El magistrado a quien el Consejo de la Magistratura inició un expediente en su contra por presunto mal desempeño había iniciado los trámites de jubilación. Decidido a no esperar y evitar un eventual juicio político adelantó ahora su salida del poder Judicial por medio de la renuncia.
El ministerio de Justicia y Derechos Humanos informó este jueves que el juez federal Norberto Oyarbide presentó su renuncia al ministro Germán Garavano y al secretario de Justicia, Santiago Otamendi luego de 21 años de servicio.

El comunicado difundido por el ministerio indica que a partir de la presentación de la renuncia se inició formalmente el trámite. Para ello la cartera que conduce Garavano realizará "los pedidos de informes correspondientes y la renuncia se enviará al Presidente de la Nación para ser aceptada, lo que se espera suceda el 15 de abril".

Hasta tanto Oyarbide continuará desempeñando sus funciones.


El magistrado, sobre quien pesan denuncias por presunto mal desempeño que podrían llevarlo a juicio político, había adelantado esta mañana que presentaría su renuncia. Oyarbide había iniciado hace un mes los trámites jubilatorios luego de que el Consejo de la Magistratura iniciara un expediente en su contra. Decidido a no esperar su jubilación, decidió ahora adelantar su salida del poder Judicial por medio de la renuncia y evitar así un eventual juicio político.

De hecho, la renuncia se da poco después de que la Comisión de Acusación y Disciplina del Consejo de la Magistratura lo citara para dar explicaciones en una causa. Se trataba del primer paso en el camino hacia un eventual juicio político por supuesto mal desempeño de sus funciones.

Desde el Consejo confirmaron que todo el proceso sigue en pie hasta tanto se haga efectiva su jubilación y sea aceptada por Macri.

La causa contra Oyarbide se originó a raíz de la suspensión en 2013 de un allanamiento a una financiera tras recibir el llamado telefónico de Carlos Luizzi, segundo de Carlos Zannini en la Secretaría de Legal y Técnica de Presidencia de la Nación.

Oyarbide fue citado por el Artículo 20 del Reglamento, lo que equivale a una declaración indagatoria.

El magistrado acumuló numerosas denuncias por presunto mal desempeño en el Consejo de la Magistratura, uno de los expedientes abiertos que más repercusión tuvo fue por la compra de un lujoso anillo.

Siempre sorteó con éxito las denuncias con el apoyo del kirchnerismo en el Consejo. Ya afrontó un juicio político por el affaire del prostíbulo "Spartacus", en el que fue acusado de encubrir a la Policía Federal de prácticas delictivas y del que fue absuelto por el Senado -todavía no funcionaba el Consejo- el 11 de septiembre de 2001.

En declaraciones a la prensa Oyarbide aseguró que "jamás" sintió "presiones" por su rol de magistrado y detalló: "Me voy porque todo en la vida tiene un principio y un final y me voy después de haber cumplido 20 años de trabajo. No hay ningún click, esto llega, hay un agotamiento y un deseo de vivir la vid en otras posibilidades".