La justicia de Río Negro confirmó este jueves que corresponde a Micaela Bravo, la joven desparecida desde el 23 de marzo, el cadáver hallado ayer en la zona oeste de San Carlos de Bariloche, y sostuvo que habría sufrido "una herida corto punzante, además de varios golpes, en la zona del abdomen".
El juez a cargo de la investigación, Ricardo Calcagno, dijo en declaraciones a la prensa local que el informe del Gabinete de Criminalística de la policía de Río Negro determinó que se trata de la joven de 28 años.

"Una pericia de hidratación de huella y su posterior cotejo con la huella dactilar obrante en el Documento Nacional de Identidad" confirmó que el cuerpo hallado en un descampado de Bariloche corresponde a Micaela Bravo, expresó el magistrado.

La joven, madre de tres hijos de 5, 8 y 9 años, había sido vista por última vez el miércoles 23 de marzo, cuando llevó a su sobrina al Jardín Mundo Nuevo, en el Barrio 2 de Abril de Bariloche.

Embed
El ex marido de la joven, Patricio Vargas, cuestionó la búsqueda de Bravo al advertir que "se hizo tan poco por encontrar a una persona" y manifestó que ante las pruebas que presentó la familia para encontrarla, los investigadores "miraron para otro lado".

El ministerio Público Fiscal reportó que la autopsia determinó que la joven "habría sufrido una herida corto punzante, además de varios golpes, en la zona del abdomen".

Embed
El fiscal Eduardo Fernández, a cargo de la investigación, sostuvo que buscará reconstruir los hechos
desde la desaparición de la joven,
para encontrar al autor del crimen y las causas de la muerte.

El cadáver fue hallado el miércoles a la mañana en el acceso oeste de la ciudad, a 100 metros de la ruta Juan Herman, donde al mediodía la policía inició las pericias y a la tarde retiró el cuerpo para llevarlo a la morgue.

cuerpo hallado en bariloche.jpg
Foto: Emiliano Rodríguez (portal ANB). <br>
Foto: Emiliano Rodríguez (portal ANB).
Los familiares de Bravo siguieron el operativo y criticaron a las fuerzas de seguridad, porque no lograron dar con la joven durante dos semanas.

El juez Calcagno y los fiscales Eduardo Fernández y Martín Govetto se presentaron en el lugar para participar de las pericias.

La fiscalía informó que se tomaron "muestras de la tierra e insectos para recabar datos que puedan brindar mayores precisiones acerca del tiempo y las condiciones de la muerte de esta persona". La aparición de la joven fue reclamada con dos marchas de silencio que familiares y amigos realizaron en el Centro Cívico de Bariloche.