Vendedores ambulantes denuncian que fueron desalojados por la policía en el barrio porteño de Flores y, como respuesta, cortaron la calle Avellaneda, a la altura de Cuenca. "No somos delincuentes, somos trabajadores", expresó una mujer.

Efectivos de las Policía Federal y Metropolitana permanecían desde esta madrugada de este lunes apostados a lo largo de 10 cuadras de la avenida Avellaneda, en el barrio porteño de Flores, para impedir que se instalen los cerca de 300 manteros que diariamente venden sus productos en las veredas.

"Nos encontramos a las 5 de la mañana con un megaoperativo policial de más de 2500 policías. Con esto se presentó el Gobierno de la Ciudad para reprimir a los trabajadores", expresó Omar Guaraz, titular de la Asociación de Vendedores Libres, durante una entrevista con el canal C5N.

manteros.avi
"Gran parte de la represión no se está en la calle Avellaneda sino en las calles laterales. Tenemos compañeros detenidos y compañeros que están siendo coaccionados. La policía está apretando a los manteros", dijo Guaraz.

Embed
Los manteros cortaron un sector de la esquina de la avenida Avellaneda y Cuenca, donde se desplegó un dispositivo en forma conjunta entre las policías Federal y Metropolitana.

protesta manteros.avi
La avenida Avellaneda en el barrio de Flores se caracterizó en los últimos años de la presencia de gran cantidad de manteros, lo que ocasionó las quejas de los comerciantes de vestimentas que hay en esa zona. Los efectivos policiales fueron desplegados sobre la avenida Avellaneda, entre las calles San Nicolás hasta Terrada, desde temprano a fin de evitar que las personas que venden diversos productos se vuelvan a instalar.

Embed