Investigadores de la Universidad de Cornell Tech, en Estados Unidos, revelaron que los acortadores de enlaces pueden suponer una gran falla de seguridad y la posibilidad de permitir malwares. El uso de los acortadores de enlaces para intercambiar información privada conllevaría poner en riesgo esta información.
El estudio, que fue realizado por Vitaly Shmatikov y Martin Georgiev, duró un año y medio y le prestó especial atención a Google Maps y OneDrive ya que los servicios usan acortadores por defecto y son utilizados por millones de personas.

El estudio analizó 100 millones de direcciones bit.ly generadas de manera aleatoria. El éxito fue del 42% que eran reales y casi 20.000 que derivaban en archivos de OneDrive. A través del proceso lograron acceder a más de 1.3 millones de archivos que fueron subidos a OneDrive (el disco rígido virtual de Microsoft).

Las pruebas también se realizaron para el acortador de Google que derivaron en 23 millones de direcciones de Google Maps.

El 10% eran informaciones que llevaban a direcciones de un sitio a otro asociadas a cuentas de usuario. Es decir, podría conocerse cuáles son los recorridos de los usuarios.

Embed