Otra vez un campo de juego entra en la polémica en la previa de un encuentro importante. Como sucedió hace poco con el Mario Alberto Kempes en el encuentro de la Selección argentina ante Bolivia por Eliminatorias, ahora La Bombonera quedó en el eje de la discordia.
Este martes se conocieron imágenes del estado actual del campo de juego xeneize, que presenta zonas completamente inundadas y repletas de barros, donde el color verde del césped ni siquiera se puede apreciar.

Las constantes lluvias que azotan a la Ciudad de Buenos Aires hace ya varios días no ayudaron a la recuperación del estadio, que para colmo será escenario del encuentro entre el Xeneize y Deportivo Cali por la Copa Libertadores de América este miércoles por la noche.

Embed
Con este panorama, parece misión imposible recuperar el buen estado del campo en tan sólo 5 días y con un partido en el medio, aunque los encargados en La Boca intentarán trabajar intensamente para que el Superclásico pueda jugarse en una superficie decente.