Cuando la ilusión se derrumba, hay personas que para no desmoronarse prefieren tomarlo con ironía. Lorena decidió cerrar su local de ropa en Bahía Blanca, y para ello puso un llamativo cartel en la vidriera.

"Liquidación total. Nos trasladamos a calle 'La Mierda' al 10.000. Reventamos todo", puede leerse en la vidriera donde Lorena y una socia supo llevar adelante "Maximus", un local de indumentaria femenina.

Embed
"La verdad es que hay que tomarlo con humor para no amargarse, a partir de diciembre todo quedó paralizado. Las ventas pararon y el alquiler subió, por lo que se nos hizo imposible seguir adelante. Teníamos una empleada que por suerte lo tomó bien porque era una amiga", contó la mujer.

cartel bahía.jpg
Según el portal La Brújula 24, Lorena se refirió a otro fenómeno que considera "injusto" a la hora de hablar de competencia comercial: los vendedores ambulantes. "Está la bronca -evaluó- porque vos los ves llegar en sus camionetas último modelo y ponerse a vender en la calle sin pagar ningún impuesto".

Embed
"Ahora veré qué se puede hacer, no tengo idea de qué voy a trabajar", expresó la mujer.