Los líderes de la barrabrava de Boca continuarán detenidos en Asunción luego de los desmanes provocados luego del triunfo del Xeneize ante Cerro Porteño en la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores.
Luego de los actos vandálicos protagonizados por los barrabravas de Boca, Rafael Di Zeo y Mauro Martín quedarán tras las rejas al menos hasta el lunes. Los líderes de la tribuna xeneize, junto con otro 235 hinchas, fueron detenidos en Paraguay: destrozaron varios vehículos, se enfrentaron con la parcialidad de Cerro y robaron cerveza de un local.

Según el reporte, con el operativo de la Policía quedaron personas detenidas e incautadas varias cajas de bebidas alcohólicas, marihuana y armas blancas.

Embed
Cuando los hinchas se disponían a regresar a Argentina, cuatro colectivos fueron detenidos. Los incidentes se originaron cuando uno de los cuatro micros que trasladaban a los hinchas de Boca desde Buenos Aires, previo al inicio del encuentro, fue desviado por la policía paraguaya a la zona de Perú y Artigas, cerca de una villa de emergencia de la ciudad de Asunción, conocida como "Barrio San Felipe".

El periódico señaló que la policía paraguaya admitió luego que se trató de un error de procedimiento, pues uno de los agentes motorizados que escoltaba a los buses tomó un desvío no programado, lo que desembocó en una agresión a pedradas que sufrieron los micros de parte de habitantes de la villa.

Embed
No bien fueron agredidos, los hinchas 'xeneizes' descendieron del ómnibus y respondieron la agresión a piedrazos y también se escucharon varias detonaciones. En tanto, un grupo ingresó en una parrilla y se robó la recaudación.

Posteriormente, los micros fueron requisados, la policía incautó de 73,3 gramos de marihuana, dos gramos de cocaína, conservadoras con bebidas alcohólicas como una caja de champagne, un litro caña de producción paraguaya, 12 litros de vino en cartón de diferentes marcas y un litro de fernet.

Embed
Los detenidos fueron identificados y quedaron a disposición de la unidad especializada en Seguridad y Convivencia de las Personas, a cargo del fiscal Aldo Cantero, quien dispuso que los ómnibus se deriven hasta la sede de la Fuerza Operativa de la Policía Especializada (FOPE).

Además, otros cuatro hinchas de Boca quedaron detenidos por vender entradas falsificadas, según confirmó el comisario Alfredo Duarte al diario Popular de Asunción.