Quilmes sigue viviendo una pesadilla y este lunes los jugadores decidieron mantener la medida adoptada la semana pasada de no entrenar debido a los sueldos que el club le debe al plantel.
Paralelamente a la floja actualidad deportiva del equipo de Alfredo Grelak, el Cervecero vive una crisis económica y el plantel primero tomó la decisión de no concentrar para los partidos, aunque el último jueves se sumó la protesta de ni siquiera entrenar con la intención de que se pague lo adeudado.

Embed
Este lunes, los jugadores se juntaron en el estadio y, ante la falta de novedades de pago, decidieron retirarse sin realizar el entrenamiento.

Embed
Embed
Embed
"Estamos dolidos por la falta de compromiso y la falta de diálogo de las personas responsables. Pasaron cinco días y no tenemos ni siquiera un acercamiento", manifestó el defensor Mariano Uglessich, uno de los más experimentados del plantel.

"Tomamos esta medida desde el jueves. No es una medida linda. Vamos a terminar el torneo de la mejor forma. Nosotros siempre priorizamos lo deportivo sobre lo económico. Quedan dos partidos y lo vamos a jugar", agregó el ex Vélez.