Se trata del presunto autor material del asesinato y del hombre que manejaba el auto Ford Ka que los delincuentes usaron de apoyo para entrar en la casa de Rodrigo Espíndola en Monte Grande.
Dos hombres fueron detenidos este sábado, uno de ellos acusado de ser el autor material en el crimen del futbolista de Nueva Chicago, Rodrigo Espíndola, asesinado de un balazo en el tórax delante de su esposa y su hijo cuando pretendió evitar que robaran en su casa en la localidad bonaerense de Monte Grande, partido de Esteban Echeverrí­a, informaron fuentes policiales.

Las detenciones estuvieron a cargo de la Sub-DDI de Esteban Echeverría en cuatro allanamientos realizados en horas de la madrugada en la zona de Monte Grande y El Jagüel, en uno de ellos se detuvo a un joven de 20 años, de apodo "Luquitas", mientras que el otro fue un hombre de 39 años, ambos dos acusados por el crimen del futbolista Espíndola.

Según las fuentes consultadas por Télam. uno de los detenidos está señalado por la Justicia como el autor material del hecho, mientras que el segundo sería el conductor del Peugeot 308 que sería uno de los autos que participaron en el suceso.

Los investigadores que trabajaron en los procedimientos aseguraron a esta agencia que se trabaja con la identificación de otras dos personas que también estaban al momento del ataque al jugador y su esposa, en Monte Grande.

El crimen de Espíndola fue el jueves a la noche minutos antes de las 21, cuando el jugador llegaba en un Renault Clí­o junto a su mujer y su hijo de 2 años a su casa en la calle Mitre al 100, casi esquina Dorrego, de Monte Grande.

Tras descender del vehí­culo, su mujer y su hijo esperaban que "Rulo" ingresara el auto en el garaje cuando apareció un Ford Ka del cual descendió al menos un asaltante armado que lo amenazó con fines de robo.

En las imágenes de una cámara de seguridad de una casa cercana, se observa el momento en el que la mujer y su hijo ingresan rápido al garaje y el futbolista sale para evitar que pudiera ingresar el ladrón. Luego, se ve que Espí­ndola quiere correr y recibe el disparo mortal.

El futbolista recibió un único balazo que le ingresó en el tórax y cayó malherido al piso, ante la desesperación de su esposa, que intentó auxiliarlo mientras pedí­a ayuda a gritos.

El jugador fue trasladado al Hospital Santamarina de Monte Grande, donde falleció cerca de la 1 de la madrugada mientras estaba siendo operado.

Los delincuentes fueron captados por una cámara de seguridad cuando escapaban en el auto, el cual fue hallado incendiado en la localidad de El Jagüel, a 40 cuadras del lugar del crimen, y se confirmó que lo habían robado.

Los restos del futbolista son velados desde las 19 de ayer en la cochería Ianiro, en Dardo Rocha 542 de Monte Grande, y hoy son inhumados en el cementerio municipal local.

El hecho es investigado por personal de la comisarí­a local, bajo directivas de la fiscal Mariela Bonafine, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada en Esteban Etcheverría, del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.