El mejor futbolista del mundo volvió a manifestar su deseo de volver a su país de origen: "Apenas disfruté de vivir en Rosario con mi gente". La Pulga viajó este martes a la Argentina para incorporarse mañana al seleccionado que participará de la Copa América del Centenario.
Lionel Messi reiteró su deseo de "algún día volver a la Argentina" en una entrevista concedida a la revista 'Sports Illustrated', reproducida por el diario deportivo catalán Sport.

El crack argentino reconoció que "Barcelona me lo dio todo", pero confesó que "algún día me gustaría volver a Argentina porque apenas disfruté de vivir en Rosario con mi gente".

Embed
Messi viajó hoy a la Argentina para incorporarse mañana al seleccionado que participará de la Copa América del Centenario, aunque deberá retornar a Barcelona antes del debut ante Chile, el 6 de junio en San Francisco, para declarar por presunto fraude fiscal.

Con la mirada puesta en la Copa América a disputarse en Estados Unidos, el capitán del seleccionado argentino sentenció: "Intentaremos aprovechar la oportunidad. Sería muy importante para Argentina lograr la copa. Merecemos ser campeones de una copa importante".

Embed
En la entrevista, Messi recorre sus primeros pasos en el fútbol en Rosario ("mi manera de jugar ha sido siempre igual desde pequeño), su llegada a Barcelona ("fue un momento complicado. Era muy difícil dejar mi casa y empezar de cero. Pero sólo pensaba en jugar al fútbol") y su consagración en el Olimpo del fútbol mundial, al punto que es el único futbolista de la historia en recibir cinco Balones de Oro.

"Es especial, es muy importante. Que te digan que eres el mejor y que te den eso es increíble. No le doy mucha importancia a los premios individuales pero es muy lindo", comentó.

Embed
Y también le dedicó un párrafo a su vida privada, más específicamente a sus hijos, Thiago y Mateo: "Explicar lo que es tener un hijo es muy difícil. El que los tiene lo sabe, es una sensación única. Estoy muy feliz de la familia que hemos formado".

Messi viajó a la Argentina acompañado de sus hijos y su pareja, Antonella Roccuzzo, y fue despedido en el aeropuerto El Prat de Barcelona por su padre Jorge.