No abrirán al público por tiempo indefinido, mientras se mejoran las instalaciones. A fines de julio iniciarán la subasta de 1.500 ejemplares.

Las autoridades del Zoológico de Mendoza dieron a conocer los detalles del plan de contingencia y reconversión del paseo provincial, luego de las cientos de muertes registradas desde principios de este año.

zoológico

Según publicó el diario Los Andes, uno de los puntos sobresalientes se refiere a la reducción de la población animal y entre las medidas concretas figuran el envío de excedentes a otros sitios de la provincia, del país o del mundo y el remate de ejemplares.

Aunque todavía faltan detalles administrativos y legales con respecto al tema, desde la cartera confirmaron que la idea es vender los animales granjas y lugares donde esté garantizado el cuidado y bienestar de los mismos.

La explicación del cierre obedece a dos razones que confluyen en una general. Por un lado, se necesita el 100% de los recursos del paseo afectados a su reparación; por el otro, las máquinas y materiales que se utilizan para mejorar las condiciones del lugar circulan por los mismos caminos que los visitantes. Detalló diariouno.com.ar.

Embed
En definitiva, "no están dadas las condiciones para que los usuarios ingresen al paseo", explicó Humberto Mingorance, titular de Ambiente.
Respecto al remate de los animales, es así como suena: se van a rematar. No obstante, Mingorance aclaró que no cualquiera podrá participar en la subasta, ya que habrá que cumplir con una serie de requisitos.

De acuerdo con un relevamiento, hay 2.000 animales dentro del paseo, de los cuales hay un excedente de 1.500. La infraestructura del lugar admite 500 ejemplares.
"Es importante destacar que va a bajar la cantidad de animales, pero no la de especies. Las especies serán las mismas y los animales serán menos", agregó Mingorance.

zoológico
A su vez, de los 1.500 que se van a rematar, 1.000 son de granja. El destino de estos, aclaró el secretario, serán reservas o granjas educativas fundamentalmente de Mendoza.

Los animales exóticos, como osos, camellos o búfalos de la India, serán derivados a santuarios o reservas de otros países, según el hábitat natural de cada especie. Así lo explicó Mingorance, quien enfatizó que procurarán que ningún animal termine en circos, cotos de caza u otros zoológicos.

El dinero recaudado, sobre el que aún no tienen un estimativo, será usado para la manutención del Zoo
. "Tenemos que terminar de poner un precio de base; hay animales que cuestan $500 y otros $2.000", dijo Mingorance.
El control del remate, informaron desde Ambiente, posiblemente lo haga un escribano público, aunque eso se definirá próximamente.