Los productores pusieron el grito en el cielo, luego de que el Gobierno se inclinara por una prestigiosa etiqueta mendocina, en lugar de una partida especialmente elaborada en la provincia donde se firmó la Independencia en 1816. "Es ilógico y absurdo", se quejaron.
Integrantes de la Cámara de Bodegas y Viñedos de Tucumán se mostraron indignados al enterarse de que un vino de Mendoza fue seleccionado para brindar en los festejos del Bicentenario.

"Nadie nos avisó nada. No sabemos quién determinó esto", dijo Roberto Carro, vicepresidente de la Cámara al diario tucumano La Gaceta. "El vino de honor que represente al Bicentenario corresponde que sea tucumano", continuó.

Carro cree que la decisión se tomó desde la Nación. Fueron los mismos bodegueros tucumanos quienes, según ellos, les avisaron a las autoridades provinciales.

"Cuando les dijimos a Luis Fernández -ministro de Desarrollo Productivo- y al gobernador Juan Manzur, mostraron la misma indignación y sorpresa que nosotros. Están tratando de llegar a quien corresponde para que se revea esta situación".

Hace tres años que los productores tucumanos están elaborando un vino que represente a la provincia en esta fecha tan importante. Está hecho con base Malbec y en su presentación resalta la etiqueta con la imagen de Lola Mora en contrarelieve. Ahora no saben qué harán con las 14.000 botellas que ya están listas para entregar.

"Es importante defender nuestra producción, sobre todo este año que recibimos el golpe de las heladas. El gobierno tucumano debería impedir que hagamos el ridículo", expresó el presidente de la Cámara, Alberto Guardia.

"No tenemos nada en contra de los productores mendocinos, pero es una pena que piensen en traer un vino de allá para los festejos. Es ilógico y absurdo", finalizó Carro.