La creación de la Súper Liga "se copia de un fútbol que está en una crisis terminal como el de España", aseguró el presidente de la liga de Rosario, Mario Giarímmaa, único dirigente que votó en contra de la modificación del estatuto en la Asamblea Extraordinaria realizada esta tarde en el predio de la AFA en Ezeiza.
"Algo había que hacer, eso es seguro, pero no puede ser que habiendo tantas individualidades destacadas en la dirigencia del fútbol argentino no podamos funcionar en conjunto, no podamos hacer una autocrítica y terminemos copiándonos de la Liga de España, que está en una crisis terminal", apuntó Giammaría, titular de la Asociación Rosarina de Fútbol.

"Ningún dirigente leyó en su totalidad el nuevo estatuto de la Súper Liga y nos embarcamos en una aventura que nadie sabe cómo va a terminar", agregó.

Giammaría hizo especial hincapié "en la ausencia de cuestiones puntuales como la relación con el fútbol del Interior, los límites jurisdiccionales. Hay muchos vacíos".

aprobación superliga.avi
Finalmente, el directivo citó parte del texto "Sociedades Anónimas Deportivas (SAD): Luces y Sombras", del escritor e historiador valenciano Vicent Masía.

"El fútbol de España -reprodujo Giammaría-, es hoy uno de los más endeudados del mundo, y la conversión de los clubes en SAD se ha verificado como un rotundo y absoluto fracaso que no sólo no ha mejorado lo que había, sino que lo ha empeorado hasta consecuencias insospechadas".

"Urge una reconversión inminente (...) para hacer que las SAD reemprendan el buen camino o bien encontrar una solución intermedia más exitosa para que cesen sus despropósitos financieros, pues la sociedad española en general, a pesar de que se beneficia de un espectáculo sin lugar a duda único, no tiene por qué pagar los actos irresponsables de gerentes de paso con mucho que ganar, poco que perder y nada que pagar", finalizó.