A pocos días del comienzo de la competencia en Río de Janeiro, la mayoría de los locales cree que los Juegos le provocarán más daños que beneficios al país, que "pasará vergüenza" en seguridad pública.
A menos de tres semanas de la inauguración de los primeros Juegos Olímpicos en Sudamérica, el 5 de agosto, los brasileños -según el sondeo de Datafolha- le están dando la espalda al certamen, algo parecido con lo que ocurrió antes de que se iniciara el Mundial 2014 de fútbol organizado por Brasil.

Embed
La complicada situación económica y política de Brasil también cambió el humor respecto de la organización de los juegos en Río, ya que en 2013 el 64% estaba a favor de la realización del certamen, contra el 40% actual.

El 50% se manifestó contrario a la realización de los Juegos, a los que el propio alcalde de Río, Eduardo Paes, calificó como una "oportunidad perdida" a raíz de la crisis que vive Brasil, con recesión económica, una presidenta suspendida en juicio político y un gobierno interino formado por un vicepresidente que se pasó a la oposición.

Si para el conjunto de los brasileños (63%) habrá más perjuicios que beneficios con los Juegos Olímpicos, la percepción cambia cuando los consultados son los cariocas, y se reduce a un 47%.

La encuesta se hizo con 2.792 entrevistas en 171 municipios e indicó que el desinterés con los Juegos Olímpicos de Río alcanzó el 51%, tras el 27% registrado en 2013, en el anterior estudio de Datafolha sobre los brasileños y la cita olímpica.