Se trata de la historia de Carlos Wilson Arriola Aguirre, un uruguayo de 60 años que asegura haber sufrido varios maltratos por alienígenas de otra galaxia durante la década de los 90. Los describe como seres grises con la cabeza notablemente más grande que el resto del cuerpo.

Todo ocurrió durante los 90 en la localidad de Minas, en el departamento de Lavalleja, Uruguay. Carlos Wilson Arriola Aguirre tiene 60 años y una historia impactante: asegura haber sido abusado sexualmente por criaturas extraterrestres.

Según relata, de tanto que persiguió ovnis y hurgó en los lugares de aterrizaje de los mismos, una noche mientras dormía "cuatro figuras lo agarraron y se lo llevaron a un vehículo".

Embed
Se trata de seres grises, con enormes ojos y una cabeza desproporcionadamente más grande. Asegura que tuvieron un "diálogo telepático" donde lo interrogaban. Habría ocurrido varias veces hasta que una vez fue inducido a tener relaciones sexuales con una de las criaturas y que, desde entonces, no supo más nada de la nave ni los tripulantes.

Los diarios locales, especialmente La Unión, publicaron una serie de artículos muy interesantes sobre los avistajes en aquella época. No solo varias personas defienden los dichos de la "víctima", sino que existen algunos indicios médicos que detallan la existencia de por lo menos tres chips implantados en distintas partes de su cuerpo.

Arriaga no volvió a ver los avistajes y se negó a volver a ahbalr de Ovnis, al parecer quedó muy imapctado.Lo único que lo perturba, según sus propias palabras, es tener la certeza de que en algún lugar del cosmos, hay quizás un hijo que no conoce a su padre.