El histórico logro de la judoca ubicó a la delegación nacional entre las 10 primeras de los Juegos Olímpicos, al finalizar su jornada inaugural. Primero va Australia con dos medallas doradas y una de bronce.
Detrás de los australianos se encolumnan Hungría (2-0-0), Estados Unidos (1-4-0), Corea del Sur (1-1-0), Japón (1-0-4) y Argentina con un oro, idéntica cosecha que Rusia, Vietnam, Bélgica y Tailandia.
Pareto escribió este sábado el capítulo más importante en la historia del judo argentino al quedarse con la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en la categoría hasta 48 kilogramos, al ganarle por waza-ari a la coreana Bokyeong Jeong.

Pareto, medalla de bronce en Beijing 2008 y quinta en Londres 2012, le dio la primera medalla de oro al deporte argentino en los Juegos de Río. En su primer combate, Pareto le ganó por ippon a la rusa Irina Dolgova, en la segunda pelea superó por waza-ari a la húngara Eva Csernoviczki y en semis de la misma forma a japonesa Ami Kondo.

"Siempre me tengo fe, pero sabía que era muy complicado. Todavía no lo puedo creer. Esto es fruto de la confianza en el trabajo", enfatizó Pareto minutos después de la victoria más importante en la historia del judo argentino.

Apenas terminó la pelea, Pareto rompió en llanto y corrió para abrazar a su entrenadora, Laura Martinel, quien le gritaba que era "leyenda". Después también corrió y abrazó al numeroso grupo de familiares y deportistas que la alentó durante todos sus combates.