Gerardo Durán, de 33 años, pelea por su vida luego de ser atacado por una patota en la localidad bonaerense de Pilar. "Los médicos que lo atienden dicen que sufrió graves daños neurológicos y que recién dentro de unos días podremos saber si hay otras consecuencias", dijo un familar.
Un hombre, de 33 años, permanece internado en estado delicado tras recibir una feroz golpiza a la salida de una fiesta en la localidad bonaerense de Pilar.

La víctima, identificada como Gerardo Durán, nunca imaginó que podía terminar internada en el hospital cuando iba a una fiesta, junto a su sobrino, a la que había sido invitado. La reunión era en el barrio Carlos Pellegrini.

En medio de la reunión, Gerardo discutió con un joven pero lo que era un fuerte cambio de palabras entre dos personas se convirtió en segundos en el brutal ataque de una patota, integrada por al menos ocho personas.

Embed
Gerardo trató de huir y corrió, pero trastabilló. Ya en el suelo, un chico de 15 años lo pateó sin piedad. Allí, comenzaron los golpes y las patadas que le provocarían graves consecuencias.

"Le pegó un hombre mayor que tenía puesto esos borceguís que usan los empleados de seguridad. Fue tremendo, brutal. Mi tío quedó tendido sin que nadie lo auxiliara", comentó su sobrino.

Gerardo es padre de dos hijos y se encuentra internado en el Hospital Municipal Juan C. Sanguinetti, de Pilar, donde fue intervenido. Estuvo cinco días inconsciente y, cuando logró superar ese estado, los médicos advirtieron que había perdido el habla.

"Uno se da cuenta de que quiere hablar, pero no puede. Los profesionales que lo atienden dicen que sufrió graves daños neurológicos y que recién dentro de unos días podremos saber si hay otras consecuencias. Por ahora sabemos que no puede hablar y que su cuadro general es muy delicado", comentó un familiar.

Por el caso, no hay ningún detenido y los familiares de Gerardo se mostraron indignados. "Nos dijeron que no pueden apresar a nadie porque no hay pruebas concretas de lo ocurrido", señalaron.