"Yo soy el autor de la muerte del amor de mi vida y pido perdón a todos. Estuve enfermo, me equivoque en tratar de recuperar a mi mujer", fue el mensaje que intentó dejar en el comienzo del juicio por el crimen de María Eugenia Lanzetti su exesposo, Mauro Bongiovanni.
Según el diario La Voz del Interior, esas palabras están contenidas en la carta que leyó, admitiendo el crimen pero al mismo tiempo pidiendo ser considerado inimputable.

Los dos hijos que tuvieron como matrimonio estaban presentes en la sala de la Cámara del Crimen de San Francisco, según publicó el sitio El Periódico.

"Me equivoqué, estaba enfemero, pido perdón", insisitió el imputado.

"Marita" tenía 44 años cuando fue asesinada por quien era su marido el 15 de abril de 2015, en la sala de un jardín de infantes donde trabajaba.

Embed
Bongiovani, de 46 años y empresario, está acusado de homicidio doblemente calificado por el vínculo y por haber sido cometido en un marco de violencia de género. De ser hallado culpable le corresponde la prisión perpetua.

Son los 30 los testigos citados por la Cámara del Crimen local, integrada por tres jueces y los jurados populares. Se estima que demandarán tres días las audiencias, más uno para los alegatos, antes de dictarse sentencia. En principio, se presume que el viernes o lunes próximos quedaría finalizado el juicio.

Este lunes declararon tres testigos directos del crimen: la maestra que compartía la actividad en la guardería con Marita; la enfermera que estaba en el mismo centro vecinal donde ocurrió, y la médica que fue la primera que la socorrió a segundos del ataque.

También declararon tres policías: el primero que llegó a la guardería, cuando "Marita" ya había muerto; el que operaba el sistema de botón antipánico (que confirmó que la mujer llegó a hacerlo sonar ese día), y el agente que detuvo a Bongionanni en su casa, poco despuésdel asesinato. Ese policía ratificó que el imputado no se resistió, que salió de su casa y se entregó diciendo: "Cometí una locura, me eché un moco".