Es la brutal historia de Leila Ferreyra, una mujer de 69 años que pudo sobrevivir al ataque de su ex marido, quien creyó que la había matado y se suicidó ahorcándose con una cadena. Ella sufrió una severa fractura de cráneo, múltiples heridas en su cabeza y en el cuello.
El hecho ocurrió en una vivienda de San Francisco Solano, en Quilmes, cuando un hombre atacó a su ex mujer por la espalda con un hacha que la hirió en la cabeza. Como si fuera poco, también tenía un cuchillo con el cual intentó degollarla. La mujer quedó tendida en el suelo y el hombre creyó que la había matado. Fue así que en la misma escena, el hombre se ahorcó con una cadena.

Sin embargo, Leila Ferreyra, de 69 años pudo sobrevivir al brutal ataque de su ex marido. Los médicos, aún no pueden entender cómo resistió a la brutal agresión. Sufrió una severa fractura de cráneo, tiene múltiples heridas en su cabeza y también en el cuello. Si bien su estado de salud es delicado, la mujer salió de rápidamente de terapia intensiva y pasó a sala común, en la que recibe constantes monitoreos por parte de neurólogos.

Embed
El intento de femicidio ocurrió el jueves en una propiedad donde Lelia vive con su hijo menor, su nuera y su nieto, eran habituales las visitas de Aristóbulo Aragón, quien se hacía llamar Roberto. Es que, a pesar de que habían dejado de ser pareja hace dos años, Lelia y Roberto seguían en contacto por el nieto en común.

"Mi mamá no se acuerda nada. Se desmayó con el primer golpe", Silvia Navarro a una de las hijas del primer matrimonio de la víctima a Diario Popular.

En el mismo momento que el hombre intentó "asegurar" la muerte de su ex mujer cortándole el cuello, llegó la nuera para socorrerla. "Roberto agarró la cadena y se fue corriendo.Mi mamá quedó inconciente, bañada en sangre", describió Navarro, y luego agregó: "Tuvimos suerte, los vecinos pararon un patrullero en la calle y los policías la llevaron hasta el hospital de Solano. Ahí le hicieron las primeras curaciones". Luego, la mujer fue trasladada por PAMI a la Nueva Clínica Berazategui, donde se recupera.

Los mismos policías actuaron de oficio y fueron hasta la casa del agresor, a sólo seis cuadras del lugar del ataque. Allí encontraron a Roberto, ahorcado con la misma cadena que había llevado a la casa de su ex mujer.