Dos integrantes del colectivo periodístico La Garganta Poderosa denunciaron que fueron secuestrados y torturados por efectivos de la Prefectura y el ministerio de Seguridad aún no hizo una declaración oficial. El caso se suma al respaldo a gendarmes que simularon ser heridos en un presunto enfrentamiento con murgueros en la Villa 1-11-14.
El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) cuestionó a la ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich por su silencio ante un nuevo caso de violencia institucional en el que las víctimas, incluso después de la detención de los supuestos involucrados, fueron impunemente amenazados otra vez por otros efectivos de la Prefectura Naval Argentina.

Dos jóvenes de 15 y 18 años del colectivo La Garganta Poderosa denunciaron hace 10 días que efectivos de la Prefectura los secuestraron, torturaron e incluso los sometieron a un simulacro de fusilamiento en la Villa 21. Por el caso nueve efectivos de esa fuerza fueron detenidos. Iván Navarro, uno de los dos jóvenes torturados, fue sin embargo otra vez amenazado el miércoles pasado al regresar al barrio tras haber detallado en televisación la denuncia contra los prefectos.

A pesar de ello, el ministerio que conduce Bullrich guarda silencio. Ante la impasividad de la ministra, que guarda silencio ante un preocupante hecho de la violencia institucional, desde el CELS exigieron una decidida declaración en repudio de este tipo de casos.

Embed
"A 10 días de las torturas que sufrieron los chicos de La Garganta Poderosa, el silencio del ministerio de Seguridad es inexplicable", señaló el CELS a través de su cuenta de Twitter.

Por su parte Gastón Chillier, director ejecutivo del CELS recordó que a los pocos minutos de que efectivos de la gendarmería reprimiera con balas de goma en febrero pasado a chicos menores de edad que participaban de una murga en la Villa 1-11-14 la ministra Bullrich se mostró junto a los gendarmes que habían supuestamente sido heridos en esa ocasión.

Embed

Embed
Tras intentar justificar así la represión a los menores de edad con la excusa de un supuesto enfrentamiento que jamás existió, se supo días más tarde que los gendarmes habían sido heridos en otro operativo y nada tenían que ver con los que habían disparado con balas de goma contra la murga.

"Reacción opuesta a la de la ministra que apoyó en minutos a gendarmes que llenaron de balas de goma a niños de la murga",
escribió Chillier en su cuenta de Twitter.

Embed

Embed
Tras las nuevas amenazas sufridas por el joven de La Garganta Poderosa, el CELS reclamó la inmediato retiro de la Prefectura del lugar, iniciar las investigaciones internas pertinentes y garantizar la seguridad de los chicos torturados.

Por las amenazas contra Iván Navarro, la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin) inició las investigaciones preliminares.

Embed
Bullrich ya había quedado en el ojo de la tormenta al justificar el asesinato de un delincuente a manos del médico Lino Villar Cataldo. Mientras la justicia todavía no había determinado en qué circunstancias se dio la muerte del delincuente, Bullrich salió a defender al tirador al señalar que la víctima había sido el Villar Cataldo. Las pericias posteriores demostraron numerosas inconsistencias en el relato del médico y de hecho la causa sigua caratulada como "homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego".

Embed

Embed