El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, recibirá este miércoles a los sindicalistas para ofrecer un bono de entre $500 y $1000 para quienes cobran los sueldos más bajos y una suba del límite para la exención del impuesto a las Ganancias. Desde la CGT amenazan con un paro general.

El Gobierno se reunirá este miércoles desde las 9 con la cúpula de la CGT para presentarle una propuesta que incluiría un bono de fin de año acotado y una suba del límite para la exención del Impuesto a las Ganancias. El sindicalismo parece tener asumido que "no" se reabrirán las paritarias y apuesta a sumar a los empresarios para que el sector privado también se "comprometa" con ese plus.

En una reunión de Gabinete que se llevó a cabo en la Casa Rosada, el presidente Mauricio Macri analizó este martes la propuesta oficial de un paquete que tendría como principal medida un bono de entre "500 y 1.000 pesos" para los salarios más bajos del Estado y no se descarta sumar en ese beneficio a los jubilados que cobran la mínima.

Embed

La idea de la Casa Rosada, por ahora, es "invitar" al sector privado a hacer lo mismo hacia fin de año. También se evaluó una suba del límite para la exención de Ganancias, un día antes de la reunión del Gobierno con la central sindical, a la que se le formalizará una propuesta a fin de evitar un paro nacional.

La reunión tendrá como sede al ministerio de Trabajo, ubicado en el Bajo porteño y será la continuidad del encuentro llevado a cabo hace 10 días por funcionarios y sindicalistas.

Embed

En la previa, el jefe de la UTA y secretario de Vivienda y Turismo de la CGT, Roberto Fernández, advirtió a la Casa Rosada que "ya es un poquito tarde" para frenar un eventual paro y sostuvo que una oferta del Ejecutivo que no colme las expectativas sólo sería un "parche" ante la "situación grave" por la "falta de trabajo".

Embed

Por su parte, el jefe del sindicato de Peajes y secretario de Cultura de la CGT, Facundo Moyano, advirtió que al Gobierno sólo le "quedaría la alternativa" de promover un bono de fin de año para los trabajadores del Estado y el sector privado, si pretende evitar que la central obrera declare un paro.